Celebración del escritor

pluma-que-vuela

No hay lectores, no hay editores, no hay libros ni librerías. En la base de todo libro hay un perseguidor de palabras, un obsesionado por los personajes, un loco que ve en el invisible aire los mundos que otros no ven, que escucha en el silencio las voces que otros no escuchan, que no duerme, ni sueña, ni descansa jamás porque en su mente siempre hay ruido, conversaciones, desconocidos encontrándose y despidiéndose en lugares que jamás ha visitado, emociones que él jamás ha sentido por personas que nunca le han sido presentadas. Y en el silencio de su escritorio, en la más absoluta soledad, escribe y escribe en busca de la frase perfecta, del adjetivo inmejorable, de la escena más iluminada. Fogonazos de cámaras por aquí y por allá dentro de su mente, luces de neón que iluminan un rincón del mundo y dejan en sombras otros,lidiando como bien puede con sus visiones, en busca del reposo tan anhelado y que parece que no le es dado obtener más que escribiendo.
Desde aquí quiero enviar mi afanosa bienvenida a este blog a todos esos locos que,como yo, un buen día sintieron que la tinta del bolígrafo se precipitaba por sí sola en palabras sobre el folio en blanco y desde entonces no dejó de derramarse ni un solo día de sus vidas. Porque este blog está dedicado especialmente a vosotros, anónimos de la palabra, ¡¡yo os saludo!!

Anuncios
Publicado en Recursos para escribientes | Etiquetado | Deja un comentario

Reflexiones en torno a la voz

En mi interior siempre esa voz que tiene el mismo tono que la de Tom Waits y que se mueve como estos bailarines. A veces me pregunto qué es lo que quiere decirme. A veces simplemente la escucho y percibo sus certezas, a veces sólo me dejo llevar por su melodía, en realidad poco importa, es su misterio lo que hace la vida más interesante, y a veces es una profunda inquietud que me deja ensimismada y temblando en medio de la oscuridad de la que surge deseando elevarse hacia una lejana lucidez…

Publicado en Recursos para escribientes | Deja un comentario

Dos poemas réquiem para Fernando Villamandos

 

ElenaVillamandos, sobrina nieta de Fernando Villamandos

 

 

 

 

 

 

 

“LA MUERTE”

Ávido de escarcha el tiempo ruge

simientes del olvido fecundan ya los valles

se alza el potro sin tregua veloz

cual veloz rayo en la tormenta

y rompe el aire,

nos postramos ante él

suplicando su clemencia

una cruz aquí

un altar más allá;

la luz de los cirios se hace chica

y se quiebra sobre su lomo,

posible es que en la eternidad

sin embargo hallemos paz

nos dicen los que visten con sotana,

mas ¡oh, no!, no nos consuela ese rezo

codiciamos doblegar al caballo

amansar su imperturbable trote

antes de que su blanca melena

ya plena en la escarcha de los días

acaricie nuestras mejillas.

Bajo nuestros pies

las lápidas emergen de la infértil tierra,

un abrazo de quietud

nos acoge…

 © Elena Villamandos

 

 

Pedro Villamandos Pinto, padre de Fernando Villamandos

 

 

 

 

 

 

 

“TODO SE VA”

Si ha de romper la muerte dulces lazos

lo mismo que cadenas de oprimidos;

si es la vida un concierto de quejidos

mezclados con pasión de amantes brazos;

si al gustar el calor de tu regazo

pienso que he de llorar tu bien perdido;

si todo aquello que nos es querido

se nos va de la muerte en el abrazo;

¿por qué querer vivir, por qué afanarse,

por qué amar y sentir, por qué uno mismo

en loca vanidad ha de alocarse?

Sorteemos del mundo el espejismo,

y al despreciar la vida colocarse

más cerca del creador que del abismo.

 © Pedro Villamandos

Publicado en Rescatando anónimos, Versos y escritos | Deja un comentario

Entrevista a Elena Villamandos en “El rincón literario”

18/11/2015. Entrevista a Elena Villamandos en el programa “El rincón literario” en Radio Realejos, con Graciliana Montelongo, Jose Manuel Martín y Aarón Moreno.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Reseña de la novela “Pasajeros del tiempo”

Reseña de la novela “Pasajeros del tiempo” escrita por Sergio Lojendio y publicada en el periódico “El Día”, día 03/02/2016

IMG_20160203_211036

Publicado en En torno a mi obra | Deja un comentario

Reflexiones en torno a la obra

antique-143454_640

Me considero de esos escritores de corte clásico que siguen buscando en la literatura el arte de la estética por encima del contenido. De hecho opino que, como en el amor, el fondo de una historia no se puede disociar de la manera en la que se muestra, ni tampoco se puede disociar de la personalidad profunda de sus personajes. De ahí que en esta novela, “Pasajeros del tiempo”, cada episodio relacionado con cada personaje está tratado desde formas narrativas diferentes. En este sentido, mi manera de trabajar se encuentra más próxima a la plástica poética y a los autores de hasta mediados del siglo pasado, cuando aún se consideraba la literatura como un arte y no como un producto de mercado, de compra, venta y de divertimento, lo cual no está mal ni critico pero esta concepción de la obra literaria está, sin duda, muy lejos de lo que yo persigo cuando me siento frente a la página en blanco.

Publicado en En torno a mi obra | Deja un comentario

El personaje, ese gran desconocido…

090_1

Nos aborda en cualquier momento, por la noche mientras dormimos, mientras preparamos la comida, viendo una película o un documental, en plena reunión de trabajo, leyendo cualquier libro, conduciendo rumbo a cualquier lugar. De repente es como un fogonazo de luz en nuestra consciencia. Cámaras, enfoquen, ¡ya!, y ahí está, la semilla del personaje, su primer boceto. Sin haberlo llamado, sin haberlo esperado, sin intuir ni tan siquiera su proximidad, de repente un buen día, aparece. A veces sí que se siente próximo. El escritor siente que algo se acerca, desde la distancia; no hablo de la distancia espacial, ni tampoco de la temporal, es otra distancia, es como el ruido de fondo de una radio cuando tratas de coger una sintonía y rastreas todo el dial: ruido, ruido, ruido, pero cuando estás a punto de sintonizar te percatas de ello porque el ruido cambia, así es. A veces el escritor tiene la sensación de caminar por un oscuro pasadizo y en medio de esa oscuridad breves intervalos de luz se lo muestran. Allí en aquel rincón parece estar sentado en una mesa, alguien le acompaña pero no se distingue bien. ¿Qué hace allí?, ¿con quién está? En ese momento, ¡plaf!, la luz vuelve a apagarse y otra vez la oscuridad se desmorona sobre el escritor, otra vez hay que tantear las paredes hasta que, de nuevo allá al fondo, parece que parpadea la frágil luz de una vela, el personaje está ahora iluminado por ella. Nos observa al igual que nosotros le observamos a él y mueve sus labios queriendo comunicarnos algo, pero, ¿qué?, es imposible, a esta distancia no podemos escucharle, ni tan siquiera verlo bien. Y esta situación se puede extender semanas, meses, incluso años, hasta que un buen día y sin saber por qué, nos aborda. No nos lo podemos creer, él mismo se ha aproximado, pensamos mientras nos ponemos rápidamente las gafas y buscamos como locos un papel y un bolígrafo para atraparlo antes de que se vuelva a alejar. Está aquí, delante nuestro, al fin completo, en todo su esplendor. ¡Es el personaje! Y, como siempre, viene contándonos algo. Habla, habla y habla sin parar y esta vez está tan cerca que podríamos casi tocarlo. Respiramos la materia de la que está hecho, cada una de sus palabras, esa misteriosa estructura que lo forma. Las palabras comienzan entonces a fluir en nuestra mente como las olas de un océano que lamen sin sosiego la arena de una playa. Sí, así sucede, al fin podemos definirlo, delimitarlo, dotarlo de volumen con adjetivos, términos, calificativos, acciones, que le van dando el aspecto material con el que se nos ha aparecido. Es hombre, mujer, animal o cosa, pertenece a tal o tal época o a ninguna, le sucedió esto o lo otro y cada vez que descubrimos una nueva palabra en torno a él, él va materializándose, naciendo para este mundo de la única manera de la que pueden nacer en este mundo los personajes, que es a través de la escritura.

 

Me apasiona el tema de los personajes porque creo que son la esencia de la narrativa. Lo primero y más importante es el personaje y sin él las historias no existirían ya que no habría nada que contar. Sé que hay autores que no estarán de acuerdo conmigo, que quizás para ellos lo más importante sea la acción. Sin embargo pensemos una cosa: quien sea capaz de escribir una novela hecha únicamente de acción realizará sin duda un descubrimiento en la historia de la narrativa, algo sin precedentes, pues la acción sin el personaje hasta el momento ni se ha hecho, ni me parece posible, aunque reconozco que puede ser un reto interesante para un escritor intentarlo, sin duda. Otra cosa bien distinta es la poesía, que no necesita ni personaje, ni acción, ni tiempo, ni nada, porque aunque también está sujeta a la palabra, es otro arte completamente diferente.

© Elena Villamandos

Publicado en Recursos para escribientes | Deja un comentario